Médico della Peste

Comparte
avatar
The Overmind
Usuario
Usuario

Mensajes : 63
Hanecoins : 25324
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/12/2014
Edad : 20
Localización : buenos aires. Argentina papu

Perfil
Perfil:

Médico della Peste

Mensaje por The Overmind el Mar Ene 13, 2015 7:02 pm



Médico della Peste

Como buen doctor, examinó el cadáver con minuciosidad. De parte a parte examinó sin dejar ningún detalle que este pudiera interferir en sus conocimientos. La Medicina era un campo muy usado en esos tiempos, tanto como la Arquitectura o el Sacerdocio. Ser mercader no era un impedimento para ser médico Della peste, pues como la humanidad pendía de un hilo fino e inacabable, la demanda de personal médico era profusa, por tanto no habían grandes requisitos, solo con saber como limpiar heridas bastaba para estar al servicio. El estado de las ciudades eran tan insalubres como la mayoría de sus habitantes, la basura apenas se sacaba entre las callejas que daban a los centro de la ciudad y dejaban salir las vísceras de pescado y restos de carne de animales irreconocibles en esos charcos de sangre inmunda y deteriorados por la pudrición. El aire estaba viciado y excretaba un intenso olor pestilente comparable al olor del propio estiércol. Una completa nube de patógenos, con un aroma insoportable de lo asqueroso que no tolero siquiera escuchar sobre ello, cubría la ciudad de Londres de manera completa y obstante. Sus ciudadanos no hacían nada mas que vivir entre ese hedor y pecando de indolentes tampoco hacían nada por revertir la situación. Hasta que unas pequeñas muertes inefables al sur brotaban de las profundidades de los tramos mas asquerosos de la pútrida ciudad. Las carretas cruzaban entre las calles pedregosas pero manchadas de carne ya corrupta y contaminada. Los equinos no podían soportar el clima tenso y muchos de ellos morían por infecciones graves lo que pronto detono en grandes querellas entre los habitantes.
“-Queremos que la ciudad se limpie de esta inmundicia” gritaban los dueños enfurecidos por sus considerables pérdidas. Sin oír respuestas, los grandes capitalistas se mudaron de repugnante Londres para hacer sus negocios fuera de Europa que era tapada por la oscura mugre del norte que no dejaba rastro alguno de vida.
Por medio del día la ciudades estaban cambiantes a manera que se buscaban personas que hicieran el trabajo sucio de limpiar las cloacas que para incentivarlos le elevaban sus salarios a un precio anhelable. Es así que la contaminación subterránea fue llegando a la superficie por medio de estos hombres que sacrificaban su salud al servicio de la humanidad. Pero lo que dio comienzo a la peste fue el asesinato y las torturas ímprobos hacia los felinos. Las torturas eran variables y las ejecutaba la misma Inquisición en tiempos de crisis. Desde la quema hasta el empalamiento de gatos en los días festivos. Ninguna tortura mas cruel se evitaba y eran todas dirigidas con sadismo y furia ante los ojos gatunos que brillaban en la fría noche, eran justificación basta para llevar a cabo estas persecuciones injustas. El dogal no descansaba un solo día por culpa de las supersticiones y la creencia del pueblo, lo que dio comienzo a una muerte masiva de gatos en su mayoría negros y de iris color amarillezcas. Esto provoco en la más profunda paranoia de la gente el terror por las ratas que en manada surcaban con velocidad desde las casas endebles y los cotarros hasta edificios altos y más complejos agravando el problema y permitiendo la entrada de la peste a la ciudad. Esta situación dio una desazón hacia los sectores mas acomodados y condeno la mayoría de la gente pobre a un laberinto sin salida en su condición del cuál no podrían escaparse. La muerte avanzaba con una mano ocupada por la oz y por el otro, la plaga brotaba del agujero de sus mangas negras. Es así como las antes turbulentas calles quedaron vacías ante tal invasión de roedores enloquecidos por la peste que ahora azotaba a la población.
Hubo un día en especial en la que la plaga alcanzo un máximo de muertos y eso marco a la humanidad. Las carretas colmadas de cuerpos ya fríos y sin vida los transportaban a su cremación. La mayoría de las organizaciones burocráticas se hallaban o bien disueltas o debilitadas por la escasa población de las ciudades centro europeas.
Los encargados de cuidar a los aislados en cuarentena, eran los médicos de la peste quienes a través de sus máscaras en forma de ave ocultaban su rostro para protegerse de la infección. Sus conocimientos sobre medicina eran básicos y estaban en servicio para cuidar a los enfermos desvalidos del gran brote. Los gritos de dolor retumbaban en todas las salas de los hospitales, aturdiendo la moral de los médicos. Las pieles de los pacientes se escamaban y muchos tenían ataques pulmonares que los sentenciaban a la muerte. Entre tato bullicio, un doctor fue internado debido al contacto con los enfermos por no llevar protección y una semana después moría del corazón. Para ese tiempo no se había descubierto una cura ante tal devastación dérmica solo se sabía el daño que esta enfermedad provocaba. La peste bubónica atacaba en poco tiempo y se llevaba a la tumba a todo aquel que se enfermara, los calmantes no existían y la única mejoría parecía ser la amputación que sin embargo, no finalizaba el caso.
Los muertos aumentaban con el correr de las horas, y tanto campesinos como doctores morían a los pocos días. Los médicos parecían sentirse a salvo con el aroma que emanaba de sus máscaras ya que tenían por teoría que la enfermedad se transmitía por el olor nauseabundo de los bubones. Pero lo cierto era que la enfermedad se filtraba por los trajes que ellos portaban, lo que no sabía un galeno que atendía una mujer en sus últimos días, del cuál de su ajada piel una erupción supurante salto como chorro desde una trayectoria de 3 metros tocando los dedos desnudos del doctor que al mismo tiempo, se sacaba los guantes por la exudación que estos causaban. Al instante, el médico sintió el líquido verdoso y caliente que rozaba con su piel, miró a un lado, una mujer tendida en la cama, moría gravemente con la oclusión de sus párpados, de aquel tumor que emitía gases y una sustancia negra y pegajosa a la vista se movía como una melaza hasta chocar con el deteriorado suelo de la sala; las ventanas cerradas, facilitaban que el oxígeno se concentrara junto con el hedor de las otras salas, tan sola una hendidura permitía que un pequeño haz de luz pasara por el angosto pasillo que daba a la sala principal. El médico, asustado, se aplico gran cantidad de aromatizantes junto con excesivo uso del jabón y el agua hirviendo arrugó la piel de su mano y ampliando la cavidad de sus poros, se puso sus guantes y trabajo como si nada.
Al día siguiente, volvió a cuidar de los enfermos tratándolos con medicamentos y adjudicándole la responsabilidad a su dios, rogó intensamente para hallar un medicamento capaz de combatir con la peste ya que nada servía para mejorar la calidad de vida de los pacientes que morían y se acomodaban en grandes pilares de cadáveres con un semblante macabro y triste, los cuáles, estos se amontonaban en grandes catacumbas o enterramientos comunitarios. El día estaba completamente encapotado y la niebla se movilizaba como la corriente del frío mar en un solo sentido. La lluvia había parado hace meses y las reservas de agua dulce se empezaron a contaminar. La peste, se había tragado parte del suelo para consumir hasta las plantas que ya ennegrecidas se caían con tan solo una suave brisa. Era como si un aluvión de muerte hubiera impactado sobre las casas arrancándoles la vida a los desdichados. La acción despiadada de los vecinos sucumbía hacia la agitada Europa. Y el sonido de los edificios quemándose producía un crujido insoportable junto al aroma acre que estos despedían de sus entrañas. Para preservar el orden, muchos vecinos tuvieron que encender el fuego especialmente para aquellos impíos, posibles herejes y semitas a los cuáles se les atribuía injustificadamente la causa de tal epidemia, ya que el gobierno yacía nulo debido a la muerte de los funcionarios.
El tiempo pasaba y cada día era más lúgubre que el otro; cada agonía era más fuerte que la anterior. El médico se arriesgaba a volver a su puesto sabiendo que los vientos del sur habían transportado la enfermedad más lejos que las propias ratas hasta tal punto que, los tronos de los reyes quedaban completamente vacíos. Las cimas de las laderas se encontraban manchadas por las cenizas; productos de la gran cantidad de rituales que se llevaban a cabo para debilitar la epidemia que de nada servían por que esta empeoraba a grandes pasos. Los besos fueron prohibidos al igual que el contacto con los enfermos haciendo rememorar a la época en la que la lepra causaba estragos. El doctor finalmente termino su trabajo y se dirigió a su casa como todos los días, solo que un grave mareo lo acompañaba a medio camino. Al pasar por un prado aislado de urbanización una pequeña sombra cruzo su camino en el mismo lado en el que iba este y pronto el sonido de los cuervos inundó el lugar por la tarde. El hombre sintió un leve ardor sobre sus dedos que los sentía extrañamente congelados y de manera simultanea, un dolor abdominal resurgía de la nada. Al llegar a su casa, abrió la puerta y encendió una de las velas de cera que se encontraban sobre el escritorio y pronto se puso a redactar un testamento aunaba su dinero para la misma medicina que ahora le daba su final. Las cabrillas que este veía sobre sus piernas, le daban indicios para nada alentadores ya que este auguraba que la enfermedad se había integrado a su organismo y que pronto sufriría sus consecuencias. Desesperado, busco una manera de que esta enfermedad no pase a mayores, así que se untó todo tipo de cremas y remedios caseros asegurando su destino, o eso creía. Al día siguiente se levantó y un leve escalofrío se le presentó en todo el rostro y parte del cuerpo. Como no había comido ayer, asqueado de cada cosa que observaba en el consultorio se armó una minucia de alimento, preparándose para trabajar por la cura. Por alguna razón, su mano derecha temblaba más que la izquierda. Efecto que menosprecio y para olvidarlo, se puso a hacer cálculos mentales, los cuales lo desconcentraban del problema, hasta que un paciente lo impresionó ya que la enfermedad extrañamente lo había abandonado. Para comprender la situación, el médico trato de interrogarlo a duras penas porque de todas las preguntas que este le hizo tan solo una contesto con un gesto exaltado. Pues, el hombre ya sufría una analogía de desordenes mentales desde su nacimiento. Y en un punto de esta comunicación sin respuesta, el hombre susurró “-tu destino se encuentra marcado.”
Al correr los días, la presencia del médico brillaba por su ausencia. El se hallaba en reposo cerca de la chimenea que daba a la salida tosiendo de manera abrupta. Su respiración le costaba cada vez más y su piel se encontraba hinchada y cubierta por grandes bubones. El hombre, desmotivado y agonizante saca de su bolsillo una pequeña pócima a la que luego ingiere. Claramente el sentía que su mano derecha ya no respondía y por mas que hiciera lo que hiciera el diablo le oprimía sus dedos coloreándolos de un intenso negro como la muerte con suaves matices violáceos por la frialdad de su mano. El panorama era aterrador y a veces los chispazos eléctricos de sus interiores resonaban en su mente dándole señales de que su organismo fallaba. El médico se encontraba en una etapa de dolor intensa y sin tratamiento alguno que le garantizara algún consuelo. Sus familiares estaban desaparecidos y muchos muertos. La soledad lo acogía con sus brazos insensibles y marchitos. El tenía sabido que no iba a sobrevivir un tiempo más pero aún así, aceleró el proceso acortando su vida con un veneno. Sentía como su cuerpo se consumía por dentro de manera rápida e infinita. Luego, una sombra en su habitación, se recostó sobre una silla que tenía al lado de su litera acariciando la máscara que este médico alguna vez uso. Preparándose para su aliviada partida cerró los ojos haciendo descansar por última vez, su corazón y dejando que la eterna oscuridad de sus párpados lo envuelvan en la fantasías mas profundas y los misterios de la muerte.

avatar
Sin Rostro
Usuario
Usuario

Mensajes : 60
Hanecoins : 25006
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 30/12/2014
Localización : Muy cerca de mis victorias y fracasos

Re: Médico della Peste

Mensaje por Sin Rostro el Miér Ene 21, 2015 2:12 am

Ya leí tu trabajo muchacho, está muy bien.
Salvo alguna que otra tilde diacrítica o coma ausente, el cuerpo del texto no presenta mayores falencias.
La semántica de alguna que otra frase también necesita pulirse ─"de manera completa y obstante", cuando lo correcto, a mi entender, sería "de manera completa y constante", por ejemplo─.
Pero más allá de lo dicho, tu narrativa es excelente: el modo en que sitúas el cuento en la época en que ocurren los hechos, la trama lúgubre, el sentimiento trágico y descraciado que inunda el escenario principal, la retórica... son sensillamente geniales.
avatar
The Overmind
Usuario
Usuario

Mensajes : 63
Hanecoins : 25324
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/12/2014
Edad : 20
Localización : buenos aires. Argentina papu

Perfil
Perfil:

Re: Médico della Peste

Mensaje por The Overmind el Miér Ene 21, 2015 11:59 am

Sin Rostro escribió:Ya leí tu trabajo muchacho, está muy bien.
Salvo alguna que otra tilde diacrítica o coma ausente, el cuerpo del texto no presenta mayores falencias.
La semántica de alguna que otra frase también necesita pulirse ─"de manera completa y obstante", cuando lo correcto, a mi entender, sería "de manera completa y constante", por ejemplo─.
Pero más allá de lo dicho, tu narrativa es excelente: el modo en que sitúas el cuento en la época en que ocurren los hechos, la trama lúgubre, el sentimiento trágico y descraciado que inunda el escenario principal, la retórica... son sensillamente geniales.
si como que le faltan pausas. Gracias, al fin un comentario xD. trataré de mejorar
avatar
Sin Rostro
Usuario
Usuario

Mensajes : 60
Hanecoins : 25006
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 30/12/2014
Localización : Muy cerca de mis victorias y fracasos

Re: Médico della Peste

Mensaje por Sin Rostro el Vie Ene 23, 2015 12:43 am

Te entregas demasiado a Taringa! y sus modismos, relájate, muchacho.
xD
avatar
The Overmind
Usuario
Usuario

Mensajes : 63
Hanecoins : 25324
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/12/2014
Edad : 20
Localización : buenos aires. Argentina papu

Perfil
Perfil:

Re: Médico della Peste

Mensaje por The Overmind el Vie Ene 23, 2015 3:00 am

Sin Rostro escribió:Te entregas demasiado a Taringa! y sus modismos, relájate, muchacho.
xD

soy Elite papu, no puedo :winky:
avatar
Sin Rostro
Usuario
Usuario

Mensajes : 60
Hanecoins : 25006
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 30/12/2014
Localización : Muy cerca de mis victorias y fracasos

Re: Médico della Peste

Mensaje por Sin Rostro el Sáb Ene 24, 2015 12:09 am

Y yo apenas ostento el rango Aprendiz. Sin embargo, soy feliz...
avatar
The Overmind
Usuario
Usuario

Mensajes : 63
Hanecoins : 25324
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 18/12/2014
Edad : 20
Localización : buenos aires. Argentina papu

Perfil
Perfil:

Re: Médico della Peste

Mensaje por The Overmind el Sáb Ene 24, 2015 12:14 am

Sin Rostro escribió:Y yo apenas ostento el rango Aprendiz. Sin embargo, soy feliz...
xD si la verdad que no se gana ni un punto publicando historias
avatar
Sin Rostro
Usuario
Usuario

Mensajes : 60
Hanecoins : 25006
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 30/12/2014
Localización : Muy cerca de mis victorias y fracasos

Re: Médico della Peste

Mensaje por Sin Rostro el Dom Ene 25, 2015 2:22 pm

Igual yo no tengo posts, solo algunos comentarios en shouts y temas de otros usuarios.

Contenido patrocinado

Re: Médico della Peste

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Vie Sep 22, 2017 8:43 pm